UN SIN-PA

Entramos en un bar para refugiarnos de la incipiente lluvia y rápidamente me doy cuenta de que ha vuelto a pasar de nuevo.
Quizás puede ser la hora a la que entramos, demasiado temprano para tomar café, demasiado tarde para la cerveza y la tapa.
Nos rodea una fauna de estropeados importante.
Debo tener un imán para este tipo de lugares. Los encuentro todos. 
Lo cierto es que me encanta dibujar rodeada de personajes pasados de rosca. La gente normal no dice nada. A estos me gusta mirarlos vivir.
Casi de frente a mi, una señora muy mayor con un vaso de agua por delante, parece dormida pero de vez en cuando abre un ojo y lo mueve a derecha e izquierda.
Tras de ella un tipo gordo, de pelo grasiento y descuidado, que viste chandal de mercadillo y se rasca la barriga o el paquete, indistintamente. Tiene el mando de la tele del bar en su poder y cambia el canal del partido de fútbol a las carreras de coches varias veces.
Otra señora detrás, muy arreglada con cardado de peluquería y labios muy pintados, tiene la expresión de “qué-mal-huele” en su cara. Mira el reloj constantemente.
Un lacio de libro. Lleva un folleto de venta de pisos que enseña a la señora del cardado, al gordo y a los camareros. Se sienta y se levanta, se levanta y se sienta. Viene y va y nadie le echa ni cuenta. Va peinado de raya aunque está casi calvo. Con pantalón corto y chaqueta. Dice hola y adios a los que estamos allí. Debe tener a la señora hasta el mismísimo porque es a la que más le da la vara. 
Una vieja chiquinina con abrigo loden tres tallas más grandes y bufanda, enganchada a la máquina tragaperras.
Un listillo mirón que quiere jugar con la vieja y llevarse él los dineros.
Menuda cochambre de bar… Pienso que no puede ser peor y me equivoco. 
Entra de repente una pareja de guiris. Ella tiene los cachetes increíblemente rojos. Él se pide un gintonic, al momento se engancha con el gordo y el fútbol, y deja a su señora sola en la barra.

Jerez de la Frontera.

Me recreo en el dibujo mientras llueve fuera.
Mucho mejor aquí, en los bares no llueve
Todo el color de la escena está fuera. Aquí más bien es todo gris y oscuro.
Acabo la cosa mas o menos.

Me pregunto por qué disfruto dibujando en estos sitios. Me gusta esta gente. Soy como ellos.
Mi dibujo no refleja todo, pero me acuerdo de la estampa cuando lo miro luego.

Pedimos la cuenta varias veces.
Ni caso.
Nos levantamos de la mesa y vamos a pagar a la barra.
Ni caso.
Los cinco camareros se tocan los huevos divinamente.

Al final nos vamos de allí SIN-PAgar y casi sin remordimiento.
Así es la vida.

11 thoughts on “UN SIN-PA”

  1. INMA SERRANO
     ·  Responder

    Gracias Fondo negro, Que bueno que lo reconozcas… Pero espero que no vayas diciendo que me fui sin pagar… ;D

  2. fondo negro
     ·  Responder

    Me encantan tus dibujos,Inma.Reconozco ese bar de Jerez, es La Vega al lado de la plaza de abasto, un bar que compraron los chinos hace años y que el ayuntamiento pretende derribar en breve.

  3. María José Barrera
     ·  Responder

    Me has hecho reir, con tu narración, imaginarme a cada personaje, el lugar, la situación…antes de ver tu dibujo y una vez visto es tal y como lo has narrado. Me encanta que dibujes estas situaciones y que nos las muestres tal como las siente.

  4. celia burgos
     ·  Responder

    Jajajaja. Adoro la honestidad de cada uno de tus trazados. Qué grande…

  5. Cristina
     ·  Responder

    Qué bueno, Inma! El dibujo fantástico, como siempre, pero el texto ese entre Galdós y Sabina es definitivamente la guinda. Está que se sale!

  6. Patrizia Torres
     ·  Responder

    Como la vida misma, cómo he disfrutado de la descripción de la fauna, Inma!
    (pero qué fueeerte, irte sin pagar, con lo buena que tú eres…)

  7. Pedro
     ·  Responder

    Grande desenho e espantoso texto!!!
    Parabéns.

  8. amparo
     ·  Responder

    Muy chula la combinación de letra y dibujo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies, si continúa navegando está dando su consentimiento al uso de las mismas.Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies