VIVIENDO EN LA UTOPÍA

Llamo a Elena y me dice que alguien bajará a mi encuentro.

Llega una chica. Es Irma. Me conduce a su piso en la tercera planta de uno de los edificios.

Seis tramos de escaleras y ya estamos.
Vive con Montse. Ambas son trabajadoras sociales, ahora en el paro. 


Me siento invadiendo un poco su  intimidad porque ordenan las cosas cuando llego.
Hacen montones, como hago yo cuando trato de ordenar mi mesa. Rechazo un café que me ofrece.  Entonces se sienta, enciende un cigarro y se relaja.

Gesticula mucho cuando habla. Tiene unos ojos muy bonitos.

Utopía- IRMA- 3 piso

Montse está sentada a su lado. No habla mucho. Su sonrisa constante, casi tímida, me encanta.

Irma es una de las portavoces de los vecinos.  Es del 15 M de la Macarena.
Comienza a contarme la historia completa de la Corrala.

Los vecinos del 15M de la Macarena decidieron comenzar la lucha por su cuenta y se organizaron para buscar un techo para vivir.
Conocían este edificio desde siempre. Estaba vacío cuando decidieron entrar en las viviendas hace ya seis meses. La inmobiliaria quebró con los pisos acabados.

«Todos los medios de comunicación, todo el mundo se puso de nuestro lado…» La noticia salió en los medios extranjeros. 

Utopía- MONTSE - 3 pisoEstán contentas por el último logro de antes de ayer: Mas de cien personas se encerraron en la sucursal de IBERCAJA en La Ronda de Capuchinos y consiguieron una reunión con el banco para el próximo martes en la que estará presenta también el defensor del pueblo. 
IBERCAJA compró las viviendas estando ellos ya dentro. Quieren conseguir negociar un alquiler social para las familias. 
«Haber llegado hasta aquí ya es todo un logro.  Siento que todo el mundo está de nuestra parte.»

Acabo el dibujo de Montse. Irma me lleva a conocer a Manoli. Bajamos una planta.

En cuanto llego al piso me abraza una niña de unos siete años. Luego me pregunta: «Tú quien eres?»

Ella es Ainhoa. Vive con su abuela, Manoli, su padre y su tío es ese piso.
Está haciendo las tareas del cole. No se la ve con muchas ganas porque mientras dibujo a su abuela me pregunta muchas cosas.

Utopía- AINHOA Y SU PADRE-2 piso

Manoli habla muchísimo «¿Qué episodio de mi vida quieres que te cuente?» Se nota que éste que está viviendo ahora, es uno de muchos.

Manoli compró un piso junto a su hija y el banco acabó sacandolo a subasta por impago de la hipoteca. Me parece que conozco la historia antes de que me la cuente. He escuchado muchas como ésta en los últimos dos años. Se les acabó el trabajo y el dinero. Ellas a la calle. Manoli buscó abogados, gente que la pudiera ayudar y habló con los del 15 M.

«No se puede vivir con el miedo en el cuerpo. Todas las revoluciones han sido de la gente pobre. Somos más que ellos.»

Vive rodeada de cajas de cartón y muebles que le han cedido unos y otros.

«Yo sé que este piso no es mío: No tengo papeles y en cualquier momento nos pueden echar de aquí, pero yo necesito un techo y un alquiler que poder pagar con mi pensión de 300 euros mensuales. Yo no pongo las cortinas en las ventanas hasta que no tenga los papeles en regla.»

Viene una vecina y continúan hablando.

Utopía- MANOLI - 2 pisoCuando entraron en La Corrala, muchas de las tuberías estaban picadas por los mismos albañiles que las hicieron. Las contratas no habían recibido el dinero cuando la inmobiliaria quebró. Ellos han hecho arreglos para poder vivir allí. Tuvieron luz durante quince días, luego se la cortaron. Con el agua pasó igual. El ayuntamiento después les puso una fuente en la calle de detrás para lavar la imagen, es de risa.

Me despido de Manoli y de la familia. Agradezco su hospitalidad. La felicito por cómo es.

Bajo la escalera y voy hacia la fuente. Una familia entera llena varias botellas de cinco litros allí. Me apetece dibujarlos pero me da vergüenza hacerlo. 

Son las ocho de la tarde y ya está oscuro.

En Sevilla trenta y seis familias viven en La Utopía.

30 thoughts on “VIVIENDO EN LA UTOPÍA”

  1. Cristina
     ·  Responder

    Vaya lujo de reportaje! No puedo decir nada que no te hayan dicho ya… me ha gustado mucho. Felicidades!

  2. EclecticBox
     ·  Responder

    Me uno al clamor popular, estupendo reportaje… una pena que sea cada vez más necesario y hayan tantos temas por cubrir. Gracias por compartir y porque no, por sentar precedente.

  3. Patrizia Torres
     ·  Responder

    Denuncia social, crónica periodística o como lo queramos llamar, Inma, pero tu reportaje denota una sensibilidad muy necesaria en estos momentos. ¿Que deberíamos echarnos todos a la calle? cierto, pero mientras nos decidimos ahí queda el testimomio de tu historia y tus magníficos dibujos…

  4. Jose A. Sencianes Ortega
     ·  Responder

    Por una vez, y sin que sirva de precedente, me ha emocionado mas el relato que tus dibujos. Realmente duro pero brillante. Abrazos

  5. Luis Ruiz
     ·  Responder

    Bravo, Inma. Reportaje denuncia sin estridencias pero contundente. Destilando humanidad a raudales, dibujo y relato formidables. Me quito el sombrero…

  6. Julián Ardura
     ·  Responder

    Eres genial Inma. Te felicito por el reportaje descriptivo de la situación y por los dibujos.:)

  7. clara
     ·  Responder

    Eres lo más. ¡Que no se te acabe la tinta que nos hace latir!.

    • INMA SERRANO
       ·  Responder

      Eso espero yo también, que no se acabe, que dure. Un beso Clara!

  8. gabi campanario
     ·  Responder

    Super reportaje, Inma, me gusta mucho el tono imparcial y descriptivo del texto y la emocion que transmiten los dibujos. Esa es una buena formula. Eres una crack!!! 😉

    • INMA SERRANO
       ·  Responder

      Gracias Gabi. Valoro mucho el comentario viniendo de un super periodista como tú. Yo no sirvo mucho para esto, me cuesta dibujar estas cosas, la verdad.

    • INMA SERRANO
       ·  Responder

      El mérito es de la gente de la Corrala, para nada es mio.

  9. laura
     ·  Responder

    Me uno al comentario de M. Antònia.
    Es inconcebible que la vida civilizada del siglo XXI esté como en la edad media. Tenía que haber (HAY!) dinero para todos. ¿Qué han hecho?.
    Esto se tiene que arreglar de algún modo. No puede ser que vivamos aterrorizados por el futuro inmediato.
    Tus dibujos Inma, ilustran el comentario que nos lleva a todos a la realidad. No puede ser que no hagan efecto!

  10. Laura Nieto
     ·  Responder

    Es genial que apoyes su causa a través de tus dibujos. En el extranjero, vivo en Berlín,la crisis económica está haciendo mella como en todas partes, pero de manera más abstracta, no se tienen tan cerca personas con nombres y apellidos que cada vez lo están pasando peor.
    Ojalá tus dibujos sirvan para dar a conocer su situación y les ayude a mejorarla. Un abrazo

  11. M. Antònia
     ·  Responder

    Preciosos dibujos para acompañar una historia cruda y muy real. A ver si podemos adivinar la salida del túnel con esfuerzo por parte de TODOS, no sólo de la clase media y baja.
    ¿Quién se ha llevado el dinero ilegalmente, ganado legalmente por muchos trabajadores?
    Un abrazo Inma

  12. Mercedes Peña
     ·  Responder

    Que oportuno el papel gris de fondo. ¡Ojalá y sus vidas cambien de color!
    Un magnífico reportaje Inma.

    • INMA SERRANO
       ·  Responder

      Si, pensé coger este cuaderno gris que tenía en el estante y estrenarlo para dibujar a la gente anónima que tiene muchas cosas que contar. Gracias Mercedes, espero verte pronto dibujando.

  13. Rubén
     ·  Responder

    Las carnes de gallina… es que es una injusticia que gente tan luchadora no tenga un techo donde vivir.

Responder a clara Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies, si continúa navegando está dando su consentimiento al uso de las mismas.Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies